Influencia de la política de dividendos sobre el precio de las acciones

clock Lo lees en 20 min

Influencia de la política de dividendos sobre el precio de las acciones


25 noviembre 2021
   

Dr. Galvarino Casanueva Yáñez
Docente Magíster en Administración de Empresas – MBA
Escuela de Administración UNIACC
Facultad de Administración UNIACC

Resumen

Las acciones constituyen una parte alícuota del capital social y están representadas por títulos valor que otorgan a los accionistas, entre otros, derechos patrimoniales, que son los que confieren a los accionistas la prerrogativa de cobrar los rendimientos y de obtener el reembolso de su inversión. De ahí que ese rendimiento es conocido como dividendo, que tiene como origen las ganancias generadas en la empresa, de operación o patrimoniales, que previamente, o en el momento de su distribución, habrían causado el Impuesto sobre la renta. Esta distribución de dividendos es una de las políticas económicas y financieras de más trascendencia tiene en las empresas y sus inversionistas, en la medida que afecta directamente los intereses y expectativas de cada uno de ellos y lo que es bueno para unos no necesariamente es bueno para los otros y esto termina afectando el valor y la capacidad económica y financiera de la empresa; es por eso que resalta su importancia como instrumento fundamental para incrementar la productividad y eficiencia empresarial, a la vez es un medio que facilite condiciones competitivas en los mercados nacionales e internacionales.

Palabras Claves: Acciones, política de dividendos, precio de acciones, pago de dividendos y mercados imperfectos.

Abstract

The shares constitute an aliquot part of the capital stock and are represented by securities that grant the shareholders, among others, economic rights, which are those that give the shareholders the prerogative to collect the returns and to obtain the reimbursement of their investment. Hence, this yield is known as a dividend, which originates from the profits generated in the company, from operations or assets, which previously, or at the time of its distribution, would have caused the Income tax. This distribution of dividends is one of the most important economic and financial policies for companies and their investors, insofar as it directly affects the interests and expectations of each of them and what is good for some is not necessarily good for the others and this ends up affecting the value and the economic and financial capacity of the company; That is why it highlights its importance as a fundamental instrument to increase business productivity and efficiency, at the same time it is a means that facilitates competitive conditions in national and international markets.

Keywords: Stocks, dividend policy, stock price, dividend payment and imperfect markets.

Introducción

La política de dividendos representa un reto estratégico clave para el éxito de cualquier empresa. En efecto las empresas tienen que encontrar el sistema óptimo, que satisfaga tanto las expectativas de sus accionistas que las necesidades del propio negocio. Es decir la política de dividendos de una empresa consiste en el reparto del beneficio después de impuestos que ha obtenido durante su último ejercicio contable. De manera general, la empresa puede optar por dos soluciones que puede ser guardar este beneficio en forma de reservas o también distribuir este beneficio a los accionistas en forma de dividendos. Por otro lado, un dividendo es la retribución del poseedor de una acción a cambio de su inversión en la empresa. La retribución de los dividendos recibidos por un accionista es proporcional al número de acciones que tiene. Así se plantea una decisión estratégica muy importante para la empresa que debe elegir entre dos alternativas opuestas. El beneficio guardado en reservas podría favorecer la autofinanciación de nuevos proyectos o simplemente aumentar la tesorería. Sin embargo, es de tener en cuenta que los accionistas tienen expectativas de retorno sobre el capital invertido y de igual manera en la empresa es necesario mantener una relación de confianza. El principal reto de una empresa al momento de fijar su política de dividendos es entonces encontrar el buen equilibrio entre la retención del beneficio, y la retribución de los accionistas mediante este mismo beneficio.

Al analizar la política de los dividendos resalta el derecho al dividendo que en este caso es un derecho individual que beneficia a todos los accionistas, toda vez que al ser un derecho al cobro de utilidades es importante y vital para su desenvolvimiento del accionista en la empresa (Loss & Sarlo, 2003). Analizando este aspecto en las sociedades mercantiles el capital social se convierte en el monto de la inversión permanente de todas las personas que invierten en ella, las mismas que se reparten entre la cantidad de acciones. De ahí la importancia de las acciones, ya que esta se convierte en un aspecto importante como capital social y están representadas por títulos valor que otorgan a los accionistas, entre otros, derechos patrimoniales, que son los que confieren a los accionistas la prerrogativa de cobrar los rendimientos y de obtener el reembolso de su inversión (Lozano et al., 2002). Por lo cual analizar el comportamiento del rendimiento es importante, en vista que esta viene a ser el dividendo, que no es más que los beneficios que se pagan a los accionistas como redistribución de su inversión, y el establecimiento de las políticas de dividendos que resulten en una distribución de la utilidad es prioritario, ya que forma parte de la maximización del valor en el mercado de las acciones, es por ello que las políticas de dividendos forman parte de las decisiones financieras de la empresa, puesto que cualquier dinero pagado por concepto de dividendos deberá ser financiado de alguna manera, ya sea con un nuevo endeudamiento o con una ampliación del capital de la empresa (Mascareñas, 2002).
El establecimiento de estas políticas debe representar un plan de acción a seguir siempre que deba tomarse una decisión de decretar o no dividendos, de tal forma que se consideren dos elementos importantes, el primero es el beneficio obtenido por los accionistas y el segundo asegurarse de que exista una fuente suficiente de financiamiento para el pago de los mismo (Loss & Sarlo, 2003).

Desarrollo

Cuando un inversionista invierte en títulos (acciones) en una empresa tiene dos formas de recibir el ingreso: dividendos y ganancia de capital. En este caso, los dividendos son los flujos de efectivo que reciben los accionistas y constituyen la principal variable para determinar el valor de las acciones, además de proporcionar información acerca del desempeño actual y futuro de la empresa. Si lo hace por ganancia de capital, se refiere al crecimiento en el número de acciones de la empresa, y la repartición a cada uno de los socios, conforme a su inversión realizada (variación en el número de acciones de la empresa y la redistribución a los socios).

Los dividendos constituyen una forma de ingreso para los inversionistas, por lo que, la política de dividendos de una empresa es de vital importancia para su crecimiento y sostenibilidad.

Para (Amaya, Catillo, & Marchán), un dividendo es considerado como la cuota o parte que corresponde a cada acción en las utilidades de las compañías anónimas y demás contribuyentes relacionados, incluidas las que resulten de cuotas de participación en sociedades de responsabilidad limitada. Son utilidades que se pagan a los accionistas como retribución de su inversión (2007, pág. 1).

Por lo tanto, la política de dividendos está relacionada con la decisión de la empresa en la distribución, retención o reinversión de las utilidades. De allí la hipótesis “De la política de dividendos aplicada por la empresa, depende el valor del mercado de las acciones.”

La relevancia de la política de dividendos para el mercado de capitales sustentado en los postulados teóricos de Modigliani y Miller (1961), afirman que la política de dividendos en condiciones de mercado perfecto, no tienen influencia alguna sobre el valor de la empresa en el mercado; sin embargo, cuando se tienen en cuenta las distintas imperfecciones del mercado de capitales, distintas teorías justifican la política de dividendos de la empresa como relevante para el mismo (García & Fernández, 2003).
Al respecto (Mascareñas), explica que, el valor de mercado de una empresa es igual al valor actual de la corriente de dividendos futuros, entendiendo por “dividendo” todas las distribuciones en efectivo que haga la empresa a sus accionistas y que, estos preferirán acciones, no dinero. En este sentido, aquellos que prefieran este último venderán sus acciones con lo que realmente están diseñando su propia política de dividendos. Si la empresa tiene un bajo coeficiente de distribución de dividendos, quiere decir que destinará más recursos propios para invertirlos en proyectos de cara a aumentar las expectativas de liquidez futuras con lo que la cotización de sus acciones tendería a ascender (2002, pág. 2).

Cuando las utilidades de la empresa son altas, el inversionista recibe dividendos altos, y cuando las utilidades son bajas de igual manera, por lo que, la meta es alinear la política de dividendos con el crecimiento a largo plazo de la compañía, en lugar de la volatilidad que se puede observar en los resultados trimestrales (SMS Ecuador, 2019).

Según (Amaya, Catillo, & Marchán, 2007), la política de dividendos determina la decisión en cuanto a las utilidades, entre los pagos que se hacen por los accionistas y las ganancias que se reinvertirán en la empresa. Las utilidades retenidas son una fuente de fondos más significativos para financiar el crecimiento corporativo, pero los dividendos representan los flujos de efectivo que se acumulan para los accionistas.

Apoyándonos en lo expuesto por (Casanueva, 2021), la decisión de la empresa de pagar o no porcentajes elevados, o si los dividendos deben pagarse de forma constante o de manera irregular, y la frecuencia con la que debe entregarse, depende de la política de la empresa, y la planificación estratégica que los directivos presenten y sean aprobadas por los respectivos accionistas.

Respecto a la hipótesis planteada, Fernández (1999) en (García & Fernández), sostiene que:

 

“Dado que los dividendos suponen una salida de recursos de la empresa, solo las empresas que posean mayor liquidez podrán afrontar la salida de tesorería derivada del pago de los mismos, con lo que aumenta la credibilidad de la señal enviada, ya que las empresas que mantengan esta característica a mediano y largo plazo, podrán obviar una reducción de dividendos, limitándose de esta manera su uso para transmitir información falsa al mercado, pues si se produce un intento de engañar al mercado solamente podrá mantenerse a corto plazo, pues el carácter periódico del pago de dividendos impide ocultar malas noticias, lo que al mismo tiempo supone una ventaja de esta señal sobre el carácter esporádico de algunas señales alternativas (2003, pág. 197).”

En este caso vuelve a ratificar que una Política de Dividendo Residual es también altamente volátil, pero, para muchos, es la única política de dividendos que una empresa debe tener, ya que, bajo esta política, se determina el monto del dividendo después de haber efectuado las apropiaciones, conforme las proyecciones anuales de la empresa, para inversiones de capital y de capital de trabajo. Esta determinación es altamente volátil, pero es la política que más sentido tiene en términos de las operaciones y mantenimiento del valor en el mercado de las acciones (SMS Ecuador, 2019).

Corroborando con lo descrito, (Amaya, Catillo, & Marchán, 2007) expone que la política de adoptar un dividendo residual proporciona flexibilidad a la empresa, y mantenerse en el mercado sin perder el valor de sus acciones.

La base de la propuesta por Modigliani y Miller en la que el inversor puede deshacer cualquier decisión que la dirección de la empresa tome, en vista de que un inversor prefiere recibir un flujo de caja que exceda al distribuido por la empresa, siempre puede crear dividendos de “producción propia” vendiendo acciones con el objetivo de recibir el nivel de flujo de caja deseado, y viceversa, si los inversores perciben un flujo de tesorería superior al deseado, siempre pueden invertir la cantidad no deseada en la adquisición de nuevas acciones de la empresa. Por consiguiente, los inversores pueden contrarrestar cualquier decisión que acerca de los dividendos tome la empresa (García & Fernández, 2003).

Las políticas de los dividendos de una empresa están definidas como el plan de acción a seguir, para que en función a esta se pueda decidir respecto a la distribución de dividendos, es por ello por lo que una política óptima de dividendo se da cuando existe el equilibrio entre los dividendos actuales y el crecimiento futuro que maximiza el precio de las acciones. Por lo que, el objetivo financiero de la empresa es alcanzar el valor de mercado de las acciones, en vista que toda empresa debe formular sus propias políticas de dividendos, buscando alcanzar el objetivo de la distribución inteligente de los beneficios de las empresas y proporcionar suficiente financiamiento para cancelar los mismos (Bagüés & Fumás, 1995). En este sentido, un aspecto importante de los dividendos es que sirven como un indicativo para los inversionistas, es decir como una fuente de información sobre la rentabilidad de la empresa, ya que al existir tres políticas de dividendos que son los de pago de dividendos contante, la política de dividendos regular y la política de dividendos regulares, bajos y adicionales; estas permiten garantizar alcanzar el objetivo de todo accionista y de la empresa (Loss & Sarlo, 2003). En este sentido al incorporar la política de razón de pago de dividendos constantes como parte de las políticas de los dividendos, esta viene a representar al porcentaje de las utilidades a pagar como dividendos y es calculado dividiendo los dividendos en efectivo por el número de acción de la empresa entre sus utilidades por acción; donde aparentemente su aplicación es eficaz, pero tiene el problema de que si las ganancias de la empresa disminuyen u ocurre una perdida en un periodo, entonces los dividendos también pueden ser bajos o incluso inexistentes (Salsa, 2009). Es por ello por lo que los dividendos representaban un indicador de la condición estado futuro de la empresa, si esta obtiene resultados negativos en varios periodos estos pueden ocasionar que los inversionistas vean con incertidumbre el rendimiento que esperan obtener (Bagüés & Fumás, 1995). En el caso de las políticas de dividendos regulares, estas van orientadas hacia el pago de dividendos monetarios fijos en cada periodo; además que esta política da información positiva a los inversionistas, minimizando la incertidumbre (Salsa, 2009). Sobre las políticas de dividendos regulares, bajos y adicionales, estas se basan en el pago de dividendos extras, en vista que las utilidades son mayores que lo normal en un periodo específico. La aplicación de este tipo de políticas se da en empresas que tienen el comportamiento cíclico en sus utilidades, por lo que se establece un dividendo regular bajo que se paga en cada periodo para crear confianza de los inversionistas en la empresa y se pagaran dividendos extras cuando las ganancias de un periodo superen las expectativas de la gerencia (Lozano et al., 2002). De todo lo antes mencionado es necesario considerar cuales son esos factores que influyen en las políticas de dividendos y entre estas se puede considerar a la posible capacidad para sustentar el pago de dividendos evaluados los resultados esperados, los factores de riesgo, factores internos y factores propios de las empresas (Loss & Sarlo, 2003). En el caso de las medidas Estatutarias, van orientadas a la posibilidad de que en los estatutos de la empresa exista la garantía del pago de dividendos mínimos siempre que existan beneficios o reservas en cuantía suficiente; en la regulación legal, se establecen los lineamientos que los dividendos deben pagar a partir de las utilidades; en el caso de las restricciones internas se considera que la capacidad de la empresa para pagar dividendos en efectivo se ve generalmente restringida por la cantidad de exceso de dinero en efectivo disponible (Bagüés & Fumás, 1995).

Conclusiones

De lo expuesto hasta aquí, se concluye que, para inversionistas, gerentes y analistas financieros, la política de dividendos constituye el principal punto de atención; y que dependiendo de su estrategia aplicada podría mantener, subir o bajar el valor de la empresa en el mercado.

Entendiendo que los dividendos son inciertos, es necesario que cada año se tomen decisiones con los accionistas de la empresa sobre el porcentaje que debe ser distribuido o entregado al inversionista, con la finalidad de precautelar su capitalización y precio en el mercado.

Por otro lado, la política de dividendos permite diseñar fuentes de autofinanciamiento, sin necesidad de tener un alto porcentaje de endeudamiento. Si bien es cierto se disminuye los rendimientos entregados a los socios, pero garantizan la continuidad de la inversión realizada. Reduciendo de esta forma el riesgo de extinción de la empresa por problemas financieros.

Los dividendos no deben ser repartidos empíricamente, debido que también se deben atender los requisitos legales establecidos, tomando en cuenta los aspectos legales y financieros en la distribución de dividendos, se puede obtener beneficios que reditúen de forma financiera a los socios y la empresa.

Al decidir el comité de organización de una empresa sobre los beneficios que ha obtenido en su proceso de funcionamiento, esta va a ser distribuida entre sus accionistas en forma de dividendos, y ahí se determina la cuantía de las utilidades que corresponde a cada accionista y en esta se tiene que identificar a quiénes corresponde y quienes pueden percibir dicho dividendo. Motivo por el cual es que cuando una empresa anuncia el pago de dividendos, se establecen dos fechas, donde la primera es la fecha en la que se gravará el pago, y la segunda, es la fecha en la que se hará efectivo el pago de estos. Además, las acciones constituyen una parte alícuota del capital social y están representadas por títulos valor que otorgan a los accionistas, entre otros, derechos patrimoniales, que son los que confieren a los accionistas la prerrogativa de cobrar los rendimientos y de obtener el reembolso de su inversión. De ahí que ese rendimiento es conocido como dividendo, que tiene como origen las ganancias generadas en la empresa, de operación o patrimoniales, que previamente, o en el momento de su distribución, habrían causado el Impuesto Sobre la Renta. Esta distribución de dividendos es una de las políticas económicas y financieras de más trascendencia tiene en las empresas y sus inversionistas, en la medida que afecta directamente los intereses y expectativas de cada uno de ellos y lo que es bueno para unos no necesariamente es bueno para los otros y esto termina afectando el valor y la capacidad económica y financiera de la empresa; es por eso que resalta su importancia como instrumento fundamental para incrementar la productividad y eficiencia empresarial, a la vez es un medio que facilite condiciones competitivas en los mercados nacionales e internacionales. Finalmente se puede establecer que toda empresa se ve influenciada por el financiamiento para cubrir sus necesidades de liquidez y para iniciar nuevos proyectos, es por eso por lo que el financiamiento interno son los fondos proporcionados por el equipo inicial, la familia y los amigos, antes y al momento del lanzamiento y cada vez que la empresa crece, gana acceso a financiamientos intermediarios de tipo patrimonial.

Bibliografía

  • Amaya, A., Catillo, P., & Marchán, S. (2007). Política de Dividendos. Guayana: Repositorio Digital de la Universidad Nacional Experimental Politécnica Antonio José de Sucre.
  • Ayala, J. A. (2014). Política de dividendos. El Salvador: Universidad de El Salvador.
  • Bagüés, E., & Fumás, V. (1995). Explicaciones alternativas para la política de dividendos: análisis empírico con datos empresariales españoles. Investigaciones económicas, 19(3), 329-348.
  • Casanueva, G. (8 de Julio de 2021). Gestión y Planificación Financiera. Política de Dividendos. Puebla, México: UBJ.
  • García, A., & Fernández, B. (2003). La relevancia de los dividendos para explicar el valor del mercado de las acciones. Cádiz: Universidad de Cádiz.
  • Loss, L., & Sarlo Neto, A. (2003). Política de dividendos, na prática, ¿é importante? Revista Contabilidade & Finanças, 14, 39-53.
  • Lozano, M. B., de Miguel, A., & Pindado, J. (2002). Papel de la política de dividendos en las empresas reguladas. investigaciones económicas, 26(3).
  • Mascareñas, J. (2002). La política de dividendos. Madrid: Universidad Complutense de Madrid, repositorio digital.
  • Salsa, L. (2009). A política de dividendos e o ciclo de vida das empresas.
  • SMS Ecuador. (2019) Ecuador Auditores y Asesores Gerenciales. Obtenido de https:/smsecuador.ec/política-de-dividendos/

Galvarino Casanueva Yáñez

PhD en Administración Gerencial por la Universidad Benito Juárez G., México; PhD en Administración de Negocios (DBA) por la Universidad Benito Juárez G., México. PhD© en Administración de Empresa, Université Libre Des Science De L’ Entreprise Et Des Technologies de Bruxelles; Máster en Ciencias de la Administración, Université Libre Des De L’ Entreprise Et Des Technologies de Bruxelles; Master Financial Professional (AAFM); Magíster en Finanzas Corporativas por la Universidad Viña del Mar; Ingeniero Comercial (Universidad Católica del Norte; Licenciado en Ciencias de la Administración (Universidad Católica del Norte); Diplomado en Marketing Estratégico (Universidad Benito Juárez G); Diplomado en Planificación y Gestión Financiera (Universidad Benito Juárez G); Diplomado en Finanzas Corporativas (Universidad Benito Juárez G); y Diplomado en Docencia Universitaria (Universidad del Pacífico). Docente por más de 20 años en UNIACC, IACC, IPCHILE, Uvirtual, Universidad del Pacífico, Instituto Profesional La Araucana, ESANE del Norte, Universidad de Antofagasta, Universidad Arturo Prat, Universidad Mayor, Universidad de las Américas (UDLA) y Universidad Benito Juárez G. (México). Relatorías y asesorías a Pymes. Conferencista internacional de la UBJ. Docente en el Doctorado de Dirección de Proyectos y en el Doctorado en Administración Gerencial de la UBJ de México. Más de 25 años de asesorías y capacitaciones a las pymes chilenas.

Actualmente cursando el posdoctorado en ciencias por la Universidad de México (UDM). Finaliza en diciembre de 2021.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Conoce lo que puedes lograr con los Programas Advance de UNIACC

27 diciembre 2021

Revisa toda la oferta académica en Programas Advance de Continuidad de Estudios y encuentra tu próximo desafío académico y profesional.

Leer más
3 ventajas reales de estudiar un Programa Advance

23 diciembre 2021

Descubre las ventajas reales de estudiar un Programa Advance como una excelente alternativa para los profesionales que buscan expandir su conocimiento.

Leer más
Todo sobre comunicación audiovisual con mención en guiones

09 diciembre 2021

El comunicador audiovisual puede optar a una amplia gama de especializaciones que potenciarán sus habilidades, como lo es la mención en guiones.

Leer más